Lo que no puede faltar en las fotografías de vuestra boda​

Realidad, amor y, sobre todo, autenticidad

El momento de elegir la persona que se encargará de vuestras fotografías de boda es tan complicado como importante. Estáis decidiendo quién contará vuestra historia, esa que recordareis el resto de vuestras vidas, por eso es importante tener en cuenta lo que no puede faltar.

Las hermanas miran a la pareja recién casada
Nosotras solemos preguntaros:

Dentro de 5 años, cuando volváis a ver vuestras fotografías de boda, ¿qué queréis que os hagan sentir?

Os preguntamos esto porque sabemos que al final, cuando pase el tiempo, lo único que os llevará mil veces más a ese día, son vuestras fotografías de boda. Lo demás pasará, el vestido, los zapatos, el banquete…. pero las fotos, durarán siempre.

Ante esta cuestión cada pareja nos responde algo diferente, “magia”, “naturalidad”,  "alegría”, “las personas que más quiero”… y la que más nos gusta: “realidad”.

Para nosotras, esto es lo que no puede faltar en las fotografías de vuestra boda:

Realidad

Miradas cómplices, sonrisas, abrazos, alguna lágrima que se escapa sin querer…. Todos esos detalles que hablan de emoción, de lo que sois y de lo que es la gente que os quiere y ha decidido acompañaros el día de vuestra boda.

Amor

El día de vuestra boda celebráis mucho más que vuestro enlace. Compartís un momento vital con las personas que de una u otra forma os han acompañado y han influido en vuestro camino.

Por eso no basta con unas fotos de pareja maravillosas. Hace falta más.

Hace falta amor del bueno. Amor a vuestras madres, padres, amigas, hermanas, sobrinos…. Hace falta que vuestras fotos plasmen todo ese cariño y felicidad que ese día desprenderá vuestra gente.

Autenticidad

No vamos a declararle la guerra al postureo, pero si una imagen dice más que mil palabras, mirad estas fotos:
Que nunca, nunca falten los momentos auténticos, los que muestren a las personas tal y como son y el día de mañana, dentro de 5, 10 o 20 años os recuerden cómo fue vuestra boda y volváis a sentir la misma emoción.