Ganó la naturalidad

Boda Isa y Dani.

Cuando llegamos a sus casas respiramos paz, tranquilidad y un poco del caos ese que tanto nos gusta. Isa se había entretenido viendo un capítulo de Big Bang Theory en casa de su madre porque “para un día que puedo hacerlo” y en casa de Dani se escuchaba un rock and roll de los de siempre, “aun no me he duchado, si quieres una cerveza mientas…”

A partir de ahí, nada podía salir mal.

Y así fue, Isa y Dani vivieron su día a su manera desde el punto de la mañana hasta la madrugada del día siguiente. Cómodos, desinhibidos, felices.

Ganó la naturalidad.

Se saltaron los protocolos.

Disfrutaron y nos hicieron disfrutar.